Luminarias de de San Antonio Abad Alosno 2016

Luminarias de de San Antonio Abad Alosno 2016

LUMINARIAS DE SAN ANTONIO DE ABAD

Del 14 al 17 de enero, a las 20.00 h.

En torno al día 16 de enero se hacen grandes fogatas en honor del santo (protector de los animales) por las que saltan caballos, mulos y burros para que sean protegidos de todo tipo de enfermedades.

    Las luminarias de San Antonio Abad en Alosno: Fuegos purificadores

   Desde tiempos remotos, anteriores al cristianismo, el fuego se ha entendido como un elemento protector y purificador.

Desaparecidas en casi toda Europa, las candelas, lumbres o luminarias de San Antón cumplían esa misión protectora con los animales del campo, clave para la subsistencia de los campesinos. Hoy día, aún se mantienen en pueblos como Alosno (Huelva), orgulloso de sus raíces, en la provincia de Huelva. Una celebración espectacular y a la vez tranquila, para grandes y pequeños.

  Las luminarias de San Antonio Abad comienza al atardecer, en torno a las 20 h, si bien los vecinos que han decidido encender una candela habrán salido los días anteriores a cortar tojos y jaras que amontonan a las puertas de sus casas. Las Luminarias arderán en distintas calles del municipio. En un ambiente festivo y a la vez sosegado, grupos de caballistas recorren incesantemente las calles del pueblo para saltar las hogueras con sus monturas, creando escenas de gran belleza.

Todos los bares están abiertos, en las casas se atiende a amigos, vecinos y familiares… y el forastero es bienvenido. Para terminar la fiesta, algunos vecinos sacan carnes de la matanza y se asan en las brasas. Fuego, caballos y gastronomía, ¡no se puede pedir más!

En las calles del Alosno se encienden las luminarias. Una noche fría de enero, vísperas de San Antonio, las bestias saltan el fuego.

Esta fiesta tiene una tradición agricultora y ganadera que predominaba en el pueblo con anterioridad a los mediados del siglo XIX. El ganado era parte esencial de la economía familiar de aquellos tiempos y nadie se podía permitir la pérdida de un animal. Por ello se encendían en las calles grandes hogueras realizadas con tojos y jaras y, con el repique de las campanas de la iglesia de fondo, se atravesaba el fuego a lomos de las caballerías para prevenir a éstas de posibles males y enfermedades.

Más información en: http://www.juntadeandalucia.es

Pin It on Pinterest

Share This